Las imágenes del visor a la pared

El arte ha sido un lugar casi exclusivo para pintores y escultores, pero poco a poco se ha ido haciendo hueco el fotógrafo con pretensiones artísticas manifestando las mismas inquietudes que tienen el resto de autores

José Manuel Sánchez @JoseMaSanRodri

fotoyo1Las primeras exposiciones conocidas como tal, no surgieron hasta finales del siglo XVIII en concreto en el Reino Unido, motivado por el exilio de artistas que huían de la Revolución Francesa. En pleno siglo XXI, en países como España, Portugal e Italia sigue sin estar equiparada la fotografía a la pintura, contemplada como una artesanía más que como un arte. En los países anglosajones, como por ejemplo en Estados Unidos, la historia del país es paralela a la de la fotografía, es por esto que tiene un trato especial. La reflexión que aportan los detractores a la fotografía, en su intención de poderla desprestigiar, argumentan unos motivos por el cuál no debería ser arte. Como que la imagen se hace en un papel, con una máquina y en un negativo en el que se puede hacer muchas copias de la misma toma, pero en palabras de Pedro Olaya, fotógrafo que lleva más de 50 años haciendo fotos además de ser coleccionista, la defiende formulando la premisa de que las fotos quien las hace es la mirada del fotógrafo, y la cámara es su herramienta como lo es el pincel para el pintor. Porque la imagen debe provocar una emoción, una sensación única que sólo es captada por los ojos del espectador, y para ello lo menos importante es el soporte en el que se presente esa ilustración.

puerma

Fotografía de Manuel López Puerma

Jorge Lidiano empezó su formación técnica en el año 74, y aunque se considera amateur y no profesional, para él, lo fundamental en el arte de hacer buenas fotografías es el de transmitir la pasión en ellas. A pesar de que hay tanta fotografía publicada en internet y son muchos los aficionados que realizan unos trabajos con una buena perspectiva artística, a día de hoy, las exposiciones ya sean colectivas o individuales, interesan mucho a autores y público. La dificultad de los autores es el de transmitir su mensaje a través de las imágenes y cualquier artista se decanta antes por mostrar un trabajo individual, que por uno colectivo, sin desmerecer esta modalidad última, y en palabras del fotógrafo Jorge Lidiano, considera que tanto una como la otra son aceptables. El discurso individual es mucho más interesante si existen muchas imágenes, ya que si el autor no tiene varias obras, puede no llegarse a entender ya que con un par de fotos no se llega a captar el mensaje. Pertenecer a una asociación o a un club fotográfico ayuda también a promocionar e incentivar la fotografía.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El fotógrafo Pedro Olaya junto a sus obras

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El fotógrafo Jorge Lidiano junto a sus obras

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El fotógrafo Tomás Martínez López junto a sus obras

 

 

 

 

 

 

 

 

Tomás Martínez López es el responsable de la Asociación Semana Cultural Fotográfica de Alicante donde han estado organizando varias exposiciones en la ciudad con diez autores, desplegando cada uno de ellos sus trabajos más significativos. El ego del fotógrafo como el de cualquier artista, se hace presente en las salas donde su mirada ha sido captada por una cámara fotográfica, es por ello que los pintores lo consideran un arte menor, así lo hace saber Jorge Lidiano, que considera que la máquina no es solo la que reproduce el momento captado, si no que cobra  importancia el individuo que le da al disparador, puesto que aporta su propia perspectiva particular. Tomás Martínez explica que para llegar a ser un buen fotógrafo artístico implica conocer el mecanismo de su cámara y todas las posibilidades que ésta aporta, además se debe conocer el revelado de los negativos. Sin embargo en la actualidad, con la llegada de lo digital ya nadie revela fotos con químicos, pero Tomás Martínez cree, que es necesario conocer esta técnica por si se quisiera positivar la fotografía para algún trabajo concreto.

Que una buena imagen no acabe en un cajón, lo sabe muy bien José Antonio Cerdán, que se inició en la fotografía con una cámara Brownie que pertenecía a su padre y que apenas tenía visor. La compleja labor de alguien que lleva su cámara a cuestas, ya sea porque le gusta hacer retratos de calle es lo que puede llegar a definir ésta, como una temática concreta, a pesar de que no es la única temática que el fotógrafo llega a realizar, hay muchas otras ofertas temáticas con las que se puede obtener un discurso entre autor y público a través del trabajo del primero.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El fotógrafo José Antonio Cerdán junto a sus obras

Jorge Lidiano a pesar de sus casi cuarenta años haciendo fotografía, le ha costado mucho tiempo y un gran esfuerzo perfeccionar su técnica. Para su último trabajo se puso en la piel de un fotógrafo que no sabe hacer buenas fotografías y para ello, las hacía sin mirar por el visor, para él era una manera de desaprender, ya que al no enfocar la imagen no se equilibra las líneas, su idea era romper las reglas, el motivo de esta forma experimental era como consecuencia de la masificación que está recibiendo la fotografía con portales tales como Flirck o Instagram. La intención del artista y también del fotógrafo es cerrar un círculo, según lo explica Pedro Olaya. El círculo al que se refiere Olaya se compone en tres fases, una primera como hacedor, una segunda es la de enseñar lo que se ha hecho y la tercera y última fase que cierra el círculo, es la de esperar la aprobación del público.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Una sala de exposiciones donde se pueden ver fotografías artísticas

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hay público que le llama la atención ciertas imágenes

 

Los otros fotógrafos

Paulina López de la Casa descubrió la fotografía en el instituto, y ha sido tal su curiosidad, que la llevaron a perfeccionar su técnica a través de cursos con fotógrafos de la talla de Fausto Ortiz, Jorge Lidiano… Paulina cree que realizar exposiciones fotográficas sirve para dar a conocer lo que hace cada uno, porque otra alternativa seria desde portales de internet o blogs, ya que si no es así, es como estar en la sombra. Hubo una época que participó en concursos nacionales de fotografía, y era conocida a nivel de España más que a nivel local, “es curioso que hay gente que no sabe que hago fotos”, puntualiza Paulina con cierta indignación. La temática con la que se siente cómoda son los reportajes, los bodegones manipulados, paisajes y en ocasiones se aventura a otras temáticas para experimentar. La recopilación de material antiguo, es un método que sirve para nutrir el espacio asignado en la sala, cuando no hay un proyecto nuevo que mostrar. Paulina es de las que recopila desde un archivo que ha ido elaborando, ya que sus fotografías son analógicas a pesar de que la impresión es digital, para ajustarlo a una temática con un sentido lógico.

La trayectoria de Carlos Balsalobre ha sido bastante extensa, principalmente su proyección se dirige hacia dos caminos, uno más próximo a la contemporaneidad, y el otro más cercano a lo académico. “Hay gente que prefiere una mala pintura a una buena foto”, así de conciso lo comenta Balsalobre. En los años 70 se inició en la fotografía Gabriel Díaz, experimentando y probando técnicas antiguas. Tanteo la pintura pero es la inmediatez de la fotografía lo que le ha seducido siempre, inclusive llegó a practicar la misma técnica de Ouka Leele pintando las fotografías en un híbrido entre collage e imagen real. Gabriel Díaz aclara que el público en general piensa que apretar un botón de una máquina es fácil, tan sólo una minoría entiende que la fotografía es un arte como la pintura, la escultura o el video. Cuando se agota la posibilidad de exponer sus obras en las salas, otra ventana muy recurrente es internet, ya sea en portales especializados o páginas webs propias, el problema de esto último es que la gente suele pasar rápidamente las imágenes al estar saturadas de ellas, por ello, en una sala se aprecia con más tranquilidad la imagen, la textura del papel y su tamaño, ya que cambian considerablemente de aquellas que se ven en una pantalla de ordenador. Los pintores pintan una realidad que nunca ha existido, pero los fotógrafos a no ser que manipulen sus imágenes, lo que captan sus cámara si que ha existido de verdad.

“La fotografía tiene todos los valores de la pintura pero alguno mas”, según cita Joan Fontcuberta en su libro de “Estética fotográfica”.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La fotógrafa Paulina López de la Casa junto a sus obras

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El fotógrafo Carlos Balsalobre junto a sus obras

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El fotógrafo Gabriel Díaz junto a sus obras

 

 

 

 

 

 

 

 

Huellas de realidad

La era digital hace que el fotógrafo que lleva en la fotografía mucho tiempo, tenga que escanear fotografías analógicas para crear un archivo repleto de imágenes. Como explica Jorge Lidiano, siempre habrá autores como Ansel Adams que capta unos paisajes casi difíciles de imitar. Pero cuando Lidiano se dedicó a retratar desnudos en movimiento donde aparecían porosidades, contrastes exagerados cosas que quizás no hacia la gente y él se sentía cómodo haciéndolas, porque sentía que era una parte más de la creatividad. Para captar ese desnudo tenía que realizar una composición en el escenario, teniendo que mover en todo momento al modelo, la luz, los elementos que iban a formar parte de aquello, ahora, sus fotos las toma de lo que se encuentra en la calle, ya no interviene en la escena, y sólo juega con la luz que ya tiene. Lidiano opina que antes era un compositor montando el entorno a fotografiar, y cuando recorre las ciudad para captar los momentos de sus calles, es testigo de lo que allí hay. A nivel filosófico ha habido muchas teorías sobre la fotografía, que si ésta era la huella de la realidad, puesto que al principio era su máxima representación, pero ha llegado un momento que los filósofos han estado intentado definir lo que era fotografía, y han hablado de que si es la huella… no la ven como una realidad, sino como una impregnación. Siempre existe una interpretación del fotógrafo, ya que es probable que la luz o la sombra de la imagen cambie, pero el individuo que se ha fotografiado está ahí, ha existido y existe, pero ha recibido cambios dándole unas luces, una textura, se le ha dado un dramatismo que no lo tenía originalmente, dependiendo de la perspectiva en la que está tomada. En la fotografía de reportaje no sabes lo que te va a salir, salvo que hagas el montaje en tu casa, esa fotografía te va a dar una información y te va a permitir aprender, ya que de la fotografía aprendes, ya que ves cosas que te sirve para instruirse y te sorprenden, ya que luego analiza las imágenes y se ven elementos que en un principio no lo había percatado la vista, e inclusive le puede hacer pensar al autor, como material con el que realizar posibles nuevos proyectos, para crear nuevas tendencias. A pesar de que se decía que el instante era decisivo, el fotógrafo es incapaz de controlar ese instante, es como si persigue con su cámara un objeto que está en movimiento, es imposible que domine a otro cuerpo que aparezca en la escena, o a varios a la vez de la cuál una de esas piezas ha salido de repente, ese instante decisivo en realidad no existe. El momento decisivo se obtiene, de ese segundo que posee el profesional de la fotografía cuando presiona el disparador de su cámara y capta aquello que quería coger, el fotógrafo solo ha podido dominar una pequeña parte, el resto de la imagen es la que da un registro por el cuál aporta componentes interesantes.

Granada 3-bis

Imagen tomada por Gabriel Díaz

SONY DSC

Imagen tomada por Gabriel Díaz

Asociarse para crecer

Para poder solicitar salas, u organizar talleres y charlas de expertos en fotografía lo idóneo es, estar dentro de una asociación. En muchos de los casos, estar dentro de un colectivo sirve para ver lo que otros hacen y pueden ayudarte en el aprendizaje. Cuando el colectivo realiza una exposición tienen en cuenta la sala, su ubicación para que vaya gente a ver las fotografías, se seleccionan las láminas que van a enseñarse o se sugiere, entre los miembros del colectivo, elegir una  temática para la sala en la que se va exponer. La iluminación es importante así como el lugar, que se mira si es concurrido de gente o no, todos estos detalles son también motivo de estudio. Estar al día de las tendencias es también una labor que ejerce las asociaciones, además del intercambio de ideas y de experiencias. Las excursiones fotográficas es una de las muchas actividades que se pueden hacer en una asociación, otra vendría a ser la participación en un concurso o liga de los socios que componen dicha agrupación, ya que se presentan fotos y las van puntuando un jurado externo. Por lo general las asociaciones se constituyen sin ánimo de lucro, cuyos fines establecen la puesta en común de proyectos fotográficos. No obstante no a todos les gusta estar metidos en grupo, para algunos fotógrafos su valoración no es tan positiva, y sienten que el estar metido en una asociación les puede resultar un estorbo, ya que puede suceder que lo que el fotógrafo quiere hacer no se ajuste a las líneas que sigue el colectivo, por ello, prefieren deambular solos sin tener que sentirse amarrados a una norma que les oprima su independencia.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Miembros de la Asociación Cultural Fotográfica de Alicante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s