Una cámara en la mochila

Un billete rumbo a una zona desconocida y una cámara fotográfica son los únicos elementos que se necesitan para disfrutar de una experiencia única y gratificante. Conocer nuevos países, descubrir culturas y poder captar las más bellas instantáneas es lo que todo gran amante de la fotografía viajera busca

Jesús Martínez @martinez_x2

“Incertidumbre, nerviosismo. Nunca sabes qué vas a encontrar, si el tiempo estará de tu lado y si conseguirás buenas fotografías”, estas son las emociones que Víctor Gómez siente al visitar un nuevo lugar. Él es fotógrafo, bloguero, desarrollador web freelance, apasionado de las rallyes y desde los 18 años, cuando consiguió mayor libertad, un amante de los viajes. Prepara sus aventuras previsualizando las imágenes que va a tomar en los distintos lugares, así se asegura el trabajo con una serie de instantáneas, pero añade: “Una vez que te acostumbras al nuevo lugar y lo conoces es cuando realmente disfrutas haciendo las fotos que quieres, y que son realmente las que valen“.

Los viajes son constantes fuentes de aprendizaje en los que se conocen nuevas culturas y se aprende a ver la vida desde otro punto de vista: “Cuantas más formas de vida y culturas conoces, más fácil es adaptarse a los cambios y ver las cosas de otra forma, si a estas personas les funcionan cosas a las que están acostumbrados, ¿por qué no van a funcionar contigo?”. Descubrir nuevas fronteras y sociedades atrapa y anima a repetir: “Engancha, viajando es cuando te sientes más vivo“, afirma Víctor.

Viajar es muy bello, pero una mala elección del equipo puede fastidiar la aventura. Mónica Vidal, fotógrafa viajera, realizadora audiovisual y redactora en Dzoom, siempre lleva consigo su cámara de fotos, un objetivo todoterreno -en su caso un nikkor 18-200mm– y un objetivo luminoso –nikkor 50mm f1,8-, todo esto complementado con una correa cómoda para evitar que se carguen las cervicales, tipo Black Rapid. “Este equipo siempre me ha funcionado y nunca me ha faltado de nada. Llevar un trípode puede ser interesante, si creemos que lo vamos a usar, pero yo nunca lo uso, siempre he encontrado alguna manera de hacer largas exposiciones sin él, apoyando la cámara en muros u otros soportes“, afirma la joven fotógrafa.

Antes de partir siempre hay que revisar el equipaje: “Que las baterías estén bien cargadas y las tarjetas vacías”, explica Mónica, y añade que es importante comprobar el tiempo y si alguna localización tiene limitaciones a nivel fotográfico, muchos museos o zonas de exposiciones no dejan hacer fotografías, o si las dificultades con el terreno no permitirán plantar el trípode. Comprobar todo el material y tener una buena planificación es algo fundamental antes de partir.

¿Cómo captar la mejor instantánea? Siqui Sánchez es fotógrafo ​​especializado en trabajos editoriales y corporativos, sus proyectos han sido reconocido en varias ocasiones con premios LAUS y LUX, y es un apasionado de los viajes. Cuando se visitan nuevos lugares hay que investigar y descubrir lo que esconden: “Busca lo que te sorprende. Si estás haciendo un reportaje lo que quieres son imágenes que expliquen el lugar, que hablen de la gente y su vida. Imágenes que puedan resumir las sensaciones que tenemos al visitarlo“, señala Siqui.

Los lugares más coloridos no son los únicos en los que se pueden conseguir las mejores instantáneas. Siqui explica: “Hay gente que piensa que al viajar a lugares exóticos tendrá fotos mejores, pero no es así, esa capacidad de sorpresa se debe tener siempre, hasta cuando no viajas“, o se viaja a lugares aparentemente poco agraciados, en todas partes hay buenas fotos. El fotógrafo catalán tiene un proyecto llamado Toilet Planet, en el cual muestra el mundo a través de los váteres.

Escoger un lugar para viajar no es fácil, hay muchos sitios bellos. Gonzalo Izafotógrafo y viajero, recomienda visitar San Sebastián: “Sin desmerecer al resto de ciudades hay que visitar por lo menos una vez en la vida Donostia“. Otros sitios que Gonzalo considera muy recomendables para viajar son: “Nueva York me dio la sensación de conocerlo pero volvería ya mismo y otro muy bonito es Edimburgo”. Espera poder visitar en breve Italia, lugar fundamental, y está planeando un tour por Praga, Viena, Budapest, Bratislava y Croacia.

Las anécdotas que han podido vivir estos grandes viajeros son innumerables:

Víctor Gómez: “Al ir con la cámara me ha pasado en muchos sitios, sobre todo en Latinoamérica, que la gente me pare por la calle para pedirme que les haga una foto o visite su casa y les haga una foto a su salón, a los niños o al pedestal donde tienen a la virgen, curioso, menos mal que ahora con Facebook es más fácil poder enviarles las fotos”.

Mónica Vidal: “Hay algo que siempre se repite cuando viajo, como no hago fotos a lo “típico” siempre hay alguien que se me queda mirando intentando adivinar qué intento captar. En Roma me encapriché con una fotografía, estaba tan concentrada en hacerla como quería que me senté en el asfalto, la gente me miraba cuando pasaba y hubo un señor que hasta me hizo una foto“.

Gonzalo Iza: “Mi compañero de viajes estuvo ingresado diez días en Calcuta debido a una infección. Yo me ponía a dar vueltas y andar sin rumbo haciendo fotografías. Al final volvimos repatriados con un viaje de vuelta de cerca de 24 horas. También he ido de viaje a Estambul y he coincidido con mi jefa, hemos intentado ligar con una chica de Polonia que resulta que era del pueblo de al lado de donde vivo (a 3 km), he compartido habitación en Ámsterdam con un loco que se pasó toda la noche riendo, nos hemos montado en trenes que iban en sentido contrario…”.

Siqui Sánchez: “En Italia me metí en un prostíbulo creyendo que era una pensión, y en Tokio usaba para la cabeza la pequeña toalla que te daban, hasta que descubrí que servía para sacarle brillo al trasero. Cuando no te entienden la cosa se complica, en un pueblo del Tíbet tuve que hacer en plena calle un teatrillo para hacerles entender que buscaba un lavabo”.

Una vuelta con incontables flashes

Gonzalo Iza tiene un objetivo, está preparándose para dar la vuelta al mundo: “Es mi sueño de pequeño y ahora se pueden dar las condiciones para realizarlo“. Todavía no conoce ni la ruta, ni la duración, pero está investigando y plasmando toda la información que va recopilando en su blog dedicado al viaje, su objetivo: “Tener toda la información junta y poder ayudar a otros viajeros“. Quiere viajar con dos mochilas: “Una con la ropa, y demás enseres, y la otra con el material tecnológico: cámara, ordenador… Iré editando en días de mal tiempo, esperas y cuando el wifi lo permita”.

Escoger el equipo que va a llevar le supone quebraderos de cabeza: “He pasado por varias fases, desde llevar mi cámara digital vieja, por si se rompe o me la roban, hasta mi mejor equipo, pasando por una compacta. Si me tuviese que ir hoy me llevaría mi Canon 5d Mark2, el 17-40 para paisajes y no sé si el 24-70 f20.8, con el que gano luminosidad, o el 24-104 f4, con el que gano focal”. Un viaje al mundo requiere una preparación, Gonzalo ha realizado diferentes entrevistas: “He preguntado a bastantes viajeros, algunos antes de salir y otros a su vuelta de este gran viaje, y ninguno ha hablado de la preparación. Fundamentalmente lo que tengo que preparar es el estómago y la mente“.

Le agradan dos tipos de fotografías: “Al principio me gustaban las fotos “postal”, ese atardecer, ese monumento con la fuente iluminada, y ahora además de esas me gustan los momentos. Esas cosas que me transportan al lugar y que provocan sentimientos“. En su vuelta al mundo tiene dos países que quiere conocer a toda costa: “Tailandia y Nueva Zelanda, a día de hoy no concibo una vuelta al mundo sin esos 2 países”…

Una fotografía que puede implicar riesgo

Los reporteros y fotógrafos conocen nuevos lugares, pero también han de tener cuidado. Según estadísticas de Reporteros Sin Fronteras, correspondientes al año 2013, 37 periodistas fueron secuestrados o están desparecidos en países como República del Congo, Siria, México, Argelia… Todo ello está estrechamente relacionado con el periodismo y viajar a zonas de riesgo, algunas de ellas en violentas guerras. Pese a todo cuando se viaja a lugares potencialmente peligrosos, o donde se pueden dar situaciones comprometidas, hay que mantenerse informado y tratar de correr los mínimos riesgos.

Siqui Sánchez: “Viajar cambia tu visión del mundo y de la vida”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s