Lo social de los colectivos fotográficos

Concursos, talleres, o conferencias son los medios más utilizados por las asociaciones de fotografía para acercar la fotografía al resto de la sociedad

@SantiVilella

¡KUIDADO KE MUERDEN! from Ruido Photo on Vimeo.

Una de las principales máximas a cumplir por los colectivos fotográficos es extender el gusto por la fotografía a toda la sociedad. Por ello, no es nada raro que las asociaciones fotográficas organicen talleres, conferencias o concursos para conseguir tal objetivo; pero también hay otras agrupaciones que se salen de lo ‘común’ para diseminar la afición por la cual existen.

Blank Paper creó su propia escuela de fotografía en 2006. Fosi Vegue, director del centro, preguntado por el surgimiento de la Escuela Blank Paper, cuenta que antes de empezar el primer curso, llevaba un par de años dedicado a la formación fotográfica “pero siempre bajo parámetros muy estrictos, según la empresa que me contrataba”. Vegue no lo dudó un momento y se apoyó en el recién formado colectivo para echar a andar el proyecto.

La Escuela Blank Paper tiene sedes en Madrid, Castellón Valencia y en formato On-Line, y en ella participan como docentes todos los miembros del colectivo. “Concebimos la enseñanza como un constante laboratorio de experimentación y creación”, asegura Vegue, y sigue: “La escuela se ha convertido en un centro fotográfico que sirve de trampolín a alumnos y autores nuevos que muestran aquí su obra.

En Snoot Colectivo, por otro lado, a través del espacio on-line ‘Colabora’, pretenden promover la obra de fotógrafos no asociados, generando al mismo tiempo contenido para renovar su web. Esa colaboración online, “en muchas ocasiones –según asegura Hernesto Conhache– también ha llegado a ser parte de nuestros fotozines”.

Con la creación de esas revistas fotográficas, desde el colectivo pretendían que todos los asociados trabajaran en un mismo proyecto “para generar una sensación de unidad”, y también crear un revista propia del colectivo saltando del formato online al impreso. En la opinión de Conhache, “con el objetivo de conseguir un grado de identificación alto como colectivo, estos deberían enfocarse hacia la creación y desarrollo de conceptos grupales e iniciativas de integración o formación para el desarrollo”.

Precisamente la dinamización comunitaria, el utilizar la fotografía para cambiar el mundo, es el planteamiento esencial de RuidoPhoto; “aunque solo sea un poquito”, apunta Edu Ponces. Ruido Photo realiza proyectos de fotografía participativa, una metodología que consiste en “darles las cámaras a aquellos colectivos que normalmente sería los fotografiados en un reportaje”. Desde RuidoPhoto se les enseña las bases de la fotografía y se les deja hacer: “Lo hemos hecho con presos en cárceles de Catalunya, con niños saharauis en Argelia o con jóvenes punks en Cuba y los resultados son increíbles”.

Más información sobre los proyectos:

Escuela BlankPaper

Fotozine de Snoot Colectivo

Proyectos de Ruido Photo: Kuidado ke muerden! Herencia ciega

Quizás te interese: Los colectivos fotográficos, una forma de plantar cara a la vida
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s