Los colectivos fotográfico, un ciudadano más

Las asociaciones de amantes de la fotografía a nivel local son una excelente forma de expandir el gusto de la fotografía en los lugares en los que es más difícil poder disfrutar de ella

@SantiVilella

Aula7 Grupo Fotográfico (Málaga) surgió hace treinta años de un grupo de amigos aficionados a la fotografía que pretendían compartir conocimientos. Grupo Zona IV (Crevillent) se formó en 1996 a raíz de una exposición colectiva de cinco aficionados que propició que se aunaran inquietudes individuales para formar un grupo de fotógrafos de la localidad.

Aula7 y Grupo Zona IV son un claro ejemplo de la extrapolación de los grupos de amantes de la fotografía extrapolada a un ámbito local, e itentan expandir su entusiasmo por la fotografía a todos sus conciudadanos. Pero, ¿cómo lo hacen?

Joaquín Cámara, presidente de Aula7, confiesa que “el querer aprender de otros amigos que llevan mucho más tiempo de andadura y relacionarse con gente con las misma inquietudes” fue lo que le empujo a asociarse a Aula7. “El formar parte de un grupo de fotógrafos te aporta un rápido aprendizaje que en solitario costaría muchísimo más tiempo”. Desde la agrupación organizan exposiciones, un concurso en Semana Santa, la Maratón de la Noche en Blanco o talleres, sufragados, según explica Cámara, con los fondos provenientes de las cuotas de los abonados y realizados con el esfuerzo de los mismos socios.

Manuel Mallebrera, miembro de Grupo Zona IV, explica que desde los primeros compases como colectivo tenían muy claro que “queríamos poder compartir con otros las experiencias individuales y colectivas, e intentar contagiar a otros el arte de la fotografía”. Con ese objetivo, inciaron la organización de una serie de actividades enmarcadas dentro de las Jornadas Fotográficas en Crevillent. “Cada año, por el otoño y durante todo un mes, llevamos a cabo una serie de talleres, exposiciones y charlas que giran en torno a una actividad principal: el rally fotográfico ’12 hora de fotografía en acción’”.

Tanto Mallebrera como Cámara aseguran que no encuentran ninguna desventaja en formar parte de un colectivo local de fotografía. “Mucho esfuerzo, mucho trabajo, sí; pero más ilusión”, afirma Mallebrera.

Quizás te interese: Los colectivos fotográficos, una forma de plantar cara a la vida
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s